El boom del gin tonic

928 89 23 95
El boom del gin tonic

Tomar un gin tonic se ha convertido en algo de lo más habitual, basta con salir de copas en Las Palmas una noche para darnos cuenta del boom que ha experimentado este combinado.

Tiempo atrás, la ginebra sonaba como algo pasado de moda, en cambio, hoy día es la tercera bebida que más se consume en nuestro país (detrás del whisky y el ron) y queda de lo más “chic” pedir un gin tonic al salir de copas en Las Palmas.

Debido a esta gran demanda, proliferan los locales que se especializan en este combinado, así como las degustaciones, rutas temáticas y concursos. Este éxito se debe a que es una bebida con un sabor exquisito, refrescante y con matices y aromas distintos cada vez.

La elaboración de un gin tonic clásico es muy sencilla, solo tienes que combinar ginebra, tónica y servirlo en una copa (mejor de boca ancha) con hielo. Pero, si lo que quieres es hacer un gin tonic especial, puedes añadir cuatro o cinco bayas de enebro y corteza de lima.

Si buscas un gin tonic más fresco, puedes enfriar previamente la copa y añadir además de la ginebra y tónica, una pequeña rama de romero fresco, dos bayas de cardamomo y un trocito de corteza de limón.

Otra versión muy diferente de este combinado es con ginebra, tónica, un trocito de jengibre y mezclar con zumo de naranja. Añade una pizca de azúcar, 10 ml de licor de manzana y lo decoras con corteza de naranja.

El gin tonic es digestivo y esto lo hace fácil de tomar después de las comidas (otro punto a su favor). Eso sí, esta copa, como cualquier otra, tiene que estar bien servida y ahí es donde locales como el nuestro juegan un importante papel. En Monasterio La Aldea te esperamos para que tu experiencia sea lo más agradable y completa posible.